Aquellas pequeñas cosas

¿Cuál objeto creen ustedes que se puede encontrar en la mayoría de los jardines?  ¡Macetas!, son tan útiles que los aficionados a las plantas siempre cuentan con una reserva, es mejor tener un poco de más y que no falten en el momento más inoportuno…Para trasplantar, para lucir dentro de la casa esa planta que tanto nos gusta, para regalar a la vecina un “hijito”, para sembrar la planta que requiere más cuidados, para hacer un espacio verde cuando no contamos con patio ni jardín.

En Sol Naciente tenemos una variedad enorme de macetas plásticas:   tradicionales, decorativas, jardineras, colgantes, de pared, en forma de copa, de colores, etc.   Pero hoy vamos a hablar de la más diminuta de todas: una maceta de 4 cm de diámetro (es como ver una moneda de 500 colones) de color terracota, tiene huequitos para drenaje y un plato (Código 31-TO04), muchos se preguntarán ¿para qué puede servir algo tan pequeño?

Las fotos que acompañan esta nota brindan una idea:   son ideales para “suculentas bebés”, a los amantes de las miniaturas les encantará, también para dar un recuerdo o regalo, incluso les podemos adherir un imán y ponerlas en la puerta de la refrigeradora o en el archivo en la oficina.

Las plantitas las obtuvimos de hojas de suculentas adultas, se separan con cuidado y se ponen sobre sustrato Floragard en una bandeja de germinación, mantenemos la humedad y evitamos el sol directo, a las pocas semanas veremos brotar las raíces y hojas, cuando ya sean una planta independiente se pueden separar cuidadosamente de la “hoja madre” y trasplantar a la maceta.

El título de esta nota es de la canción de Joan Manuel Serrat, que nos dice que a veces la vida nos sorprende con pequeños detalles o recuerdos efímeros.  Estas macetas diminutas, que pasan casi desapercibidas entre los estantes de las tiendas tienen lo suyo, la capacidad de generar ternura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *