Cuidados básicos para cactus

Los cactus son plantas evolucionadas que transformaron sus hojas en espinas y engrosaron sus tallos. Transformaciones que permiten que sean plantas versátiles y resistentes en muchos ambientes. Gracias a esta resistencia tiene menos mantenimiento que muchas otras plantas, sin embargo, requiere de cuidados básicos para su adecuado desarrollo.

El recipiente de los cactus debe de tener indispensablemente agujeros de drenaje, ya que no les gusta el encharcamiento en el sustrato. El sustrato recomendado es mezclas con arena, carbón y granza (aquellos que facilitan el drenaje). Evitar los suelos arcillosos.

El riego es un elemento clave para asegurar la vida de nuestros cactus. A pesar de soportar largos periodos de sequía, también es agradecida cuando se riega. Usualmente es entre 1-2 veces por semana dependiendo del clima donde estemos. Una forma de medir el riego es evaluando el sustrato, verificar la humedad y regar solo si este seco. Hacer riegos profundos para evitar los riegos constantes.

Para que el cactus crezca y se multiplique requiere de varias horas de sol, esto también evita que se formen hongos o pudriciones. El ambiente favorito es seco y calientes.

Hay más de 2000 especies, muchos requieren más hora de luz que otras, así que se recomienda conocer el cactus que tenemos y mantenerlo en observación. En el momento donde se torna amarillo o blanco, es porque requiere mas iluminación.

Los cactus son consideradas guardianas y ayudan a las personas a encontrar la fuerza interior

Sus espinas parecen peligrosas, ese es el objetivo principal, evitar que animales se alimenten de ellas por el alto contenido de agua que almacenan en sus tallos.

Para aquellos que no les gustan las espinas, hay muchas variedades que carecen de ellas. Con los cuidos necesarios pueden vivir toda la vida con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *